pixel

La toma de decisiones suele ser un proceso largo y meditado en las empresas. Nadie quiere hacer algo a la rápida y con esto crear un efecto dominó. Pero es esta toma de decisiones, la que en muchos casos, se hace un poco “a ciegas”. Aquellos encargados de tomar las decisiones, deciden pensando en un total y no en el detalle.

La pregunta es ¿Cómo lograr que la Gerencia vea el detalle antes de tomar la decisión?

La conversación previa a esta es la que se da entre Administración y Gerencia, dos áreas que muchas veces no conversan en el mismo idioma. “Como hacerle entender al gerente que por más que agregue presupuesto el tema no se va a solucionar.” Y por el otro lado, “que más quieren si ya he doblado el presupuesto…”

Mientras se generan y leen informes y planillas, pareciese que podrían ser solo una pérdida de tiempo. El problema está claro. Hay que buscar una manera en que estas dos áreas conversen amigablemente. Al lograr la comunicación fluida, el beneficio es para toda la organización.

Existen distintas herramientas analíticas que ayudan el proceso de toma de decisiones, los clásicos informes, las planillas y los gráficos. Son estos últimos los más amigables, fáciles de leer y comparar, ayudando a una toma de decisiones basada en la información.